viernes, 5 de julio de 2013

Zumo de tomate natural

Cuando tienes un huerto (o una madre con huerto, como es mi caso), y plantas tomates: hay tomates. 
Es importante saber conservarlos o guardarlos en conserva ya sea la pulpa o frito, pero no menos importante es saber consumirlo de muchas formas.

Siempre me ha encantado el zumo de tomate bien fresquito, con un chorrito de limón, sal y muucha pimienta. Recuerdo cuando aún te daban algo de beber gratis en el avión y solía pedir mi zumo de tomate.

Pero pocas veces lo hacemos en casa y desde luego que no tienen nada que ver con el industrial.


Ingredientes:
Tomate maduro (yo he usado un vaso lleno de tomate cherrys de mi madre)
agua (he añadido medio vaso de agua, pero hay que ajustar según el tomate) o hielo
una pizca de sal
una pizca de pimenta
un chorrito de limón o vinagre
opcional: un chorrito de aceite

Preparación:
Trituramos el tomate con una batidora y añadimos agua hasta que nos guste la textura.
Lo pasamos por un colador para retirar la piel y las pepitas.
Dejamos enfriar bien en la nevera.
Servimos bien frío con un chorrito de limón o vinagre, una pizca de sal y de pimienta molida, y aceite al gusto.

Notas:
Hay algunos tomates que son más acuosos que otros, así que la cantidad de agua la tendremos que ajustar.
Para hacer zumo en casa es importante que sea un tomate de gran calidad, y muy sabroso.
Podéis encontrar información nutricional sobre los tomates en Veganilandia, aquí.

2 comentarios:

  1. Seguro que esta muy rico, tendremos que probarlo! :) Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Riquísimo!!! Venga, que se acaba el verano :D.

      Eliminar