sábado, 23 de abril de 2011

Semilla de Amaranto


El amaranto es un alimento muy similar a la quinoa. Como ésta es un pseudocereal, también se cultivaba en Mesoamérica desde hace miles de años, y también fue prohibido por los cristianos por ser usado en los rituales paganos. Por suerte ambos están retomando su importancia alimentaria en nuestros días.

La semilla de amaranto a nivel nutricional contiene todos los aminoácidos esenciales, constituyendo una proteína vegetal muy completa. En concreto contiene entre un 15 y un 18% de proteínas. Es rico en vitaminas (A y C), minerales (hierro, calcio y magnesio) y fibra. Contiene entre un 50 y un 60% de almidón, que lo hace, como el resto de cereales, ser rico en hidratos de carbono. Es la fuente vegetal con más cantidad de ácidos oleicos y linoleicos. No posee gluten, pero algunos fabricantes lo comercializan con trazas, por lo que hay que comprobar las etiquetas en caso de intolerancia al gluten.

Es un alimento muy indicado para todos, pero especialmente en casos de anemias, osteoporosis, hipercolesterolemia, altos niveles de triglicéridos, siendo un gran protector cardiovascular.

Lo podemos encontrar en España en establecimientos especializados (dietéticas o grandes superficies con departamento específico) a un precio de entre 2 y 3€ la bolsa de 250 grs.

Para cocinarlo debemos lavarlo bien primero. Podemos cocerlo (tostado previamente o no) en 2 veces su volumen de líquido, tapando la cacerola para que no se evapore el agua y bajando el fuego (durante unos 12 ó 15 minutos). Podemos añadir amaranto a sopas, o elaborar budines, rellenos, ensaladas o germinarlo.
Con él también podemos hacer palomitas, o utilizarlo en repostería panadería. Su harina puede ser panificable si la mezclamos con harina de trigo.

4 comentarios:

  1. Aquí en México, sobre todo en el centro del país, el amaranto es base de dulces tradicionales:

    http://www.google.com/search?q=dulces+de+amaranto&oe=utf-8&rls=org.mozilla:es-ES:official&client=firefox-a&um=1&ie=UTF-8&tbm=isch&source=og&sa=N&hl=es&tab=wi&biw=1280&bih=588

    yo vivo por la frontera con estados unidos y aquí es menos frecuente, sin embargo me acostumbré a él y le echo un poco al yogurth. Curiosamente, me parece que aquí siempre lo venden inflado, creo que nunca lo he visto en su forma "original" :P Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Qué cosas, aquí no lo he visto inflado, o igual es que no he mirado bien. De todas formas inflarlo es un momento, ahora, si quieres apartar las semillas que no han explotado ya te va a tomar muuucho más tiempo!!! Hasta conferencias sobre el amaranto he visto que tenéis! Madre mía, estamos a años luz aquí!!!

    El amaranto cocido queda como una sémola, un pelín viscosa jajajajaja. Con lo poco que te gusta lo viscoso jajajajajaja. A mí me pasa igual. Pero añadido a sopas, etc, creo que debe quedar estupendo! O en salsas... A ver si voy probando porque hice cocido y salteado con verduras y... las verduras salvaron el plato :).

    Para muestra, un botón, o dos:

    Semillas de amaranto cocidas:
    [url]https://lh3.googleusercontent.com/_kR8tNrhe3K4/TaHKNMuFe4I/AAAAAAAACIQ/G8inWc7hLYI/s800/amarantococido.jpg[/url]


    Amaranto con verduras:
    [url]https://lh6.googleusercontent.com/_kR8tNrhe3K4/TbPf7LISH2I/AAAAAAAACdo/j3M7Av8p79Q/s800/amarverd.jpg[/url]

    ResponderEliminar
  3. vaya! no me lo hubiera imaginado así :P por tradición yo lo relaciono con lo dulce y no me lo imagino con verduras

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana, aunque no tiene nada que ver las semillas de amaranto con el inflado, he hecho una bolognesa con el último y ha quedado muy bien.
    Una pregunta, tú lo compras dulce o natural para usarlo como quieras?

    ResponderEliminar